Skip to content

Adultos Infantiles

septiembre 18, 2008

Y no quiero referirme con esto al “niño que todos llevamos dentro”, sino a la persona que adulta que enfrenta sus problemas igual que como lo haría un niño.

Nada mejor para dejar las cosas en claro como con un buen ejemplo: Pensemos ahora en algún sujeto, cualquiera, que tenga problemas económicos (sé que suena difícil de creer, de imaginarlo siquiera, pero esforcémonos), con un sueldo medio (solo para sobrevivir), pero que gasta el doble de lo que son sus percepciones, que debe la tenencia, el predial, a la financiera automotriz, a Coppel, a Famsa, a sus tarjetas de crédito bancarias (comprando a 6, 12 y 18 meses sin intereses obviamente) y que hasta dejó de pagar su cuota diocesana, pero que continúa gastando como si no estuviera ya en el buró de crédito y los cobradores no se supieran el camino a su casa de memoria. Y como lleva ya dos años seguidos comprando religiosamente su “Melate con revancha”, este fin de semana forzosamente si se le tiene que pegar, puesto que vive en otras palabras en el mundo de la fantasía. Obviamente las oportunidades de que realmente le “pegue al Melate” son muy remotas.

Esta tendencia a la fantasía y al menor esfuerzo son las que nos hacen identificar al Adulto-Infantil, al que no puede y en cierto modo no quiere ver la realidad que le rodea, que no quiere ponerse límites ni enfrentar que tiene que trabajar para conseguir su dinero y esforzarse más si lo que busca es incrementar sus ingresos, en lugar de esperar que la respuesta “le caiga del cielo” (o traducido, que se la den sus padres, que le arreglen la vida, como siempre).

En este Adulto-Infantil, normalmente podemos encontrar más que este simple rasgo de personalidad neurótica, podemos verlos ser muy poco pacientes, berrinchudos, solamente pensando en ellos mismos sin importarles si afectan o no a terceras personas, quieren que los quieran, pero siempre les tienen que demostrar primero el afecto a ellos, ya que ellos no pueden dar el primer paso (recordemos que son como niños).

Se quedaron en una etapa infantil, en la cual no pudieron renunciar al padre del sexo opuesto, del cual quedaron profundamente enamorados (ya que no hay nadie como ellos, obviamente) y esto hace que inconscientemente quieran seguir siendo niños, y que por lo tanto, actúen como tales, aunque sean todos unos adultos, por lo menos cronológicamente, como se puede observar a simple vista…

Caras vemos, inconscientes no sabemos.

12 comentarios leave one →
  1. enero 2, 2009 12:39 pm

    Nada más con pensar en algunos ejemplos que rondan por allí me dan escalofríos… Muchas personas caen dentro de la descripción que das, y eso es preocupante. Excelente artículo Erubiel, espero que sigan en el mismo tono tus colaboraciones.

  2. enero 2, 2009 12:39 pm

    pues de hecho, esas actitudes infantiles son de lo más comunes… cuantos adultos no mantenemos al menos algunas de ellas?… me uno a la opinión de filio, muy buen artículo compadre…

  3. Noemi permalink
    enero 2, 2009 12:40 pm

    jajajajaaj todos tenemos algo de infantiles solo que no lo demostramos hasta que estamos en ciertas situaciones, aveces pensamos o creemos que podriamos actuar muy maduramente ante ciertas situaciones y a la hora de estar ahi nada!!! actuamos de manera muy diferente a como pensamos, no nadamas por el melate revancha sino por muchas otras cosas desde que tienes un conflicto con algun amigo , con la pareja con los papas jajaja hay miles de situaciones en las que un adulto puede caer en una actitud de niño y bueno realmente todo es cuestion de caracter entre mas caracter firme…un caracter bien definido y bien trabajado nos hace tener dominio de nuestras emociones…asi que personas con un caracter firme como los grandes lideres de verdad que son capaces de manejar muuy bien sus emociones imaginense a el presidente haciendo berrinches…jajaja de niño chikito aunque bueno ya se dio con alguno que otro eso de arañas tepocatas jajaja ..ni ellos se escapan. y algunos que otros candidatitos que mejor me omito mi opinion.

  4. Carolina permalink
    enero 2, 2009 12:40 pm

    En realidad yo no estoy de acuerdo con Filio de que este texto es tan bueno, es muy animado, fluido, se lee bastante facil, pero nada mas presenta un escenario, no llega a ninguna conclusion, del tipo de “si usted se identifica con alguno de los dichos aqui, haga esto o lo otro”, como que cual es el objeto de decir que habemos personas con la Etiqueta de Adulto-Infantil, estaria bien recibir algo mas, cuando menos la direccion de un loquero para que nos de pastillas para intentar crecer a la fuerza, que se yo

  5. Erubiel permalink
    enero 2, 2009 12:41 pm

    pues en eso tienes razón Carolina, porque lamentablemente no podemos dar recetas de que hacer en caso de que te topes con alguien así o sientas que caes en esa descripción, porque los mecanismos de defensa son muy diversos en cada individuo, ya que es único e irrepetible, entonces lo que en uno sirva, no funcionará tan bien en otros, ya que hay pequeñas diferencias en cada uno. Mi intención es brindar información, difundir es de lo que esto se trata. Si te interesa profundizar en el tema puedes buscar un profesional para el trabajo individual y claro que tu humilde servidor se encuentra a tus órdenes si eres de estos rumbos… gracias por sus comentarios.

  6. Elizabeth permalink
    enero 2, 2009 12:41 pm

    Erubiel: Creo que tu colaboración sirve de plataforma para darnos ese tiempo, que tal vez muchos no se permiten tener, para reflexionar en uno mismo. Para auto/observarse, para identificar en uno mismo esas acciones infantiles que no dejan al adulto ser feliz y lo menten muchas veces en serios problemas que conducen a un aunmento de angustia y finalmente hasta a enfermedades en algunos casos. Buen tema, me gusto.

  7. Carolina permalink
    enero 2, 2009 12:42 pm

    ¡Entonces eres psiquiatra o psicologo! ¿De cuales rumbos eres, Erubiel? Porque si me gustaria ir a ver un especialista en la materia, ¿podria ser una solucion a mis necedades?, ¿a mis “infantilismos”?

  8. Leticia permalink
    enero 2, 2009 12:42 pm

    a mi quienes en realidad me preocupan son los hijos de esos niños!…

  9. Erubiel permalink
    enero 2, 2009 12:42 pm

    Soy Psicólogo, y mis rumbos son los del norte del país, estoy en Saltillo, Coahuila, y estoy a tus ordenes Carolina, por si eres de por acá. Y Lety, claro que los hijos de esos Adultos van a tener muchos conflictos, sobre todo en el posponer sus deseos, en la poca tolerancia a la frustración, en el que van a tener la tendencia a repetir lo que no entendieron del actuar de sus padres, entre otras tantas cosas. La mejor manera de prevenirlo es dándome cuenta de mis conflictos para poder resolverlos, insisto, no hay peor problema que el que no se quiere ver.

  10. PATY permalink
    enero 2, 2009 12:43 pm

    Muy buen artículo porque todos tenemos una parte infantil y una adulta. Tenemos tan poca tolerancia a la frusración y tanta angustía por la situación económica, por la violencia social que regresamos a etapas infantiles más felices y con una realidad fantaseada como defensa contra la angustia. Me gustaría que escribieras sobre el manejo de la angustía

  11. estrella permalink
    enero 25, 2016 10:40 am

    Yo soy infantil y no tengo ninguna intencion de cambiar,asi soy feliz,no lastimo a nadie,para que quieren encajar en una sociedad enferma?,porque todos tienen que seguir un molde o patron establecido por la sociedad?pues no,me rebelo,uno debe ser como quiere ser sin hacerse daño ni hacerselo a los demas,dedicarse a ser feliz y hacer feliz a otros,tratar de hacer lindo el lugar en donde Dios nos puso,siendo alegres,cantar saltar jugar,reir,disfrutar de las cosas simples de la vida,no vivir con el temor al que diran o caer en el consumismo,egoismo,competencia y creerse superiores a otros,el trabajar pata tener un puesto o dinero en vez de hacer lo que realmente amas y te gusta y poner tus dones al servicio de los demas,el ser asi me hace ser calificada de infantil,y a mi no me importa,lamentablemente los psicologos y psiquiatras siempre buscaran la forma de llenarse los bolsillos buscando sindromes y “enfermedades” nuevas,que nada tienen que ver con enfermedades mentales peligrosas en las que si deben poner atencion.

    • Yadira permalink
      junio 21, 2016 3:17 pm

      Apreciable Estrella: cantar, ser alegre, jugar, reír y disfrutar no son exclusivas de los niños. Tampoco el consumismo, el egoísmo y demás calificativos que mencionas son exclusivas de los adultos, por eso aclara al inicio que no se refiere al “niño que todos llevamos dentro”, es decir, a las partes infantiles que aparecen de vez en cuando. En mi particular punto de vista, parece que el artículo se refiere más a personas en las que predomina un no-deseo de asumir las responsabilidades de su propia vida, de hacerse cargo de sí mismo, tratando de que éstas necesidades sean cubiertas por otros para lo cual manipulan su ambiente, por ejemplo a través de berrinches, esto no es un síndrome, más sí una pauta neurótica. En psicoterapia, se trabaja para ayudar a hacer conscientes estas pautas y llegar a la madurez emocional, lo que no significa dejar de lado este disfrute e incluso juegos que son partes de la persona, que le ayudan a vivir plenamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: