Etiquetas

,


Si está física y mentalmente hecho trizas, si se siente como trapo viejo (sin ganas de hacer nada), unos sencillos cambios en su estilo de vida, actividad, dieta y entorno, y algunas técnicas sencillitas, le devolverán la vitalidad.

Traer “la pila recargada” es más fácil de lo que mucha gente cree, si se siguen los consejos de los expertos para conseguir un estímulo natural, mediante una serie de tácticas “sin pastillas, ni efectos secundarios “, que ayudan a poner en marcha y mantener en funcionamiento nuestra “máquina interna” durante todo el día.

“Para disponer de un sistema nervioso equilibrado y reponerse del esfuerzo diario hay que procurarse un buen descanso: es importante que el sueño sea suficiente para afrontar el nuevo día”, señala el doctor Santiago de la Rosa Iglesias, asesor de la Academia Iberoamericana de Medicina Biológica.

Para este experto naturista, “dormirse demasiado tarde y despertarse con el despertador, alterando los mecanismos que hacen que nuestro orgánicos se despierte, y las cenas copiosas, que dificultan la digestión provocando un sueño agitado y poco profundo, impiden el descanso nocturno reparador”.

Por eso -según De la Rosa- “conviene practicar algún ejercicio físico, gimnasia o deporte; un simple paseo de media o una hora, antes de acostarse, es bueno, mucho mejor que los excitantes, casi irritantes programas televisivos”.

Según este especialista, “un baño caliente o tibio o un baño de pies de temperatura alterna, ayudan a conciliar el sueño”, mientras que “tomarse un vaso de leche -rica en triptofano, un aminoácido con un efecto probado en la inducción del sueño- con miel, antes de acostarse, ayuda a algunas personas a dormir”.

Este médico también sugiere probar “algunas plantas medicinales que tomadas antes de acostarse, ejercen un efecto sedante y ayudan a conciliar el sueño, como el té de naranjo, pasiflora, tila y salvia; que podrá encontrar en cualquier mercado o tienda comercial.

Aprovechar el adormecimiento posterior a la comida del mediodía, relajarse en un sillón, tomarse unos 15 minutos de tranquilidad, poner la mente en blanco y disfrutar de un breve sueño, son otras formas naturales de recuperar energías.

TRES SECRETOS PARA NO CAER RENDIDO

Por su parte, la experta en salud, belleza y mantenimiento físico Liz Wilde, autora del líbro “Quiero revitalizarme”, propone tres medidas básicas para reanimar el cuerpo y recuperar la vitalidad, menguados por el estrés y un ritmo de vida vertiginoso y agotador, a través de una serie de placeres energéticos:

1.- El agua fría te despierta por la mañana cuando tienes ganas de volver a la cama de nuevo. Un regaderazo rápido es suficiente: aprieta los dientes y abre el agua fría durante medio minuto. También puedes incrementar tu “prendidez” antes de una cansada tarde de trabajo sumergiendo los pies en agua fría durante 30 segundos. Para no dormirte por la noche sostén dos cubitos de hielo en las muñecas.

2.- Manipula tus “centros de energía” durante 15 minutos. Palpa la zona que rodea la planta del pie, justo bajo la almohadilla que se encuentra bajo el pulgar y el comienzo de los demás dedos. Debes notar una forma de “W”. Presiona firmemente en el centro con el pulgar de tu mano, mientras expiras lentamente y repítelo de 3 a 10 minutos antes de hacer lo mismo en el otro pie.

3.- Tu cuerpo no es lo único que se agota. Tu mente también necesita un descanso. Al igual que los músculos se recuperan y fortalecen cuando reposan después del ejercicio y el esfuerzo, el cerebro puede relajarse y volver al trabajo, una vez recuperado. Tómate un tiempo para realizar una tarea que no requiera demasiadas neuronas como limarte las uñas.

INTÉNTALO

»Dormirse demasiado tarde y despertarse con el despertador, así como las cenas copiosas, impiden el descanso nocturno reparador.
»Se puede energizar el organismo antes de una tarde laboriosa, sumergiendo los pies en agua fría durante 30 segundos.

Anuncios