Skip to content

Millonada en Culiacán, ¿y Saltillo?

octubre 6, 2008

Resulta que soy tamaulipeco, terco como todos los nativos de zonas fronterizas, que en cuanto llegué a Saltillo me hice aficionado a los Saraperos y que, como el resto de la ciudad, he sentido la espina de la tristeza cuando acaban las temporadas y no podemos celebrar con un tarro bien helado el cacareado título.

Sin embargo, no es cosa nueva que apoye a equipos perdedores, en el futbol soy un miembro de la tribu de los Tigres (que casi desde que nací no son campeones). Decía un buen amigo que hay que irle a equipos malos para fortalecer el carácter, para hacerse cada vez más rudo y aguantar las decepciones de cualquier tipo.

Esa forma de ver el deporte al “estilo José Alfredo Jiménez” me ha ayudado a superar ciertos traumas deportivos. Y en esos asuntos de lágrimas estaba cuando me enteré que Tomateros (el otro equipo de Ley) tendrá la próxima temporada de la Liga del Pacífico un grupo de pitchers que haría temblar hasta a equipos de Grandes Ligas, ni más ni menos que a Óliver Pérez y Luis Ignacio Ayala de Mets, Jorge Campillo de Bravos de Atlanta y Marco Carrillo de Cachorros de Chicago, incluso oí rumores de que pensaban hacer la luchita por llevar a Culiacán a uno de los mejores cerradores en las Mayores: el monclovense Joakim Soria. Según Jaime Blancarte (gerente general de ambos “equipos Ley”) todos ellos están confirmados, menos Soria.

La primera duda que me surgió fue “¿cuánto cuesta sostener una nómina de esa categoría?”. Cuando le pregunté a Blancarte su respuesta fue esquiva, me dijo algo así como “no te lo puedo decir porque pongo en riesgo la integridad de los jugadores, los expondría a que fueran secuestrados, de hecho por eso a veces los equipos de Mayores no quieren dejarlos venir a equipos latinos, porque hay más inseguridad”. Y le doy la razón en parte, el caso del dominicano Burgos (lanzador de Mets, que atropelló a unas señoras con su Hummer y seguro irá a la cárcel) le concede puntos a esa idea. Pero de cualquier forma mi curiosidad fue mucha y averigué que en Grandes Ligas Óliver Pérez gana 6.5 millones de dólares; Luis Ignacio Ayala: 1.7 millones; de Jorge Campillo no pude conseguir el dato; tampoco de Marco Carrillo. Pero me parece que esos números les darán una idea de cuánto invierte Ley en Tomateros, en poner en la lomita un pitcheo digno, que le prometa campeonatos.

Ahora bien, en cuanto le pregunté al mánager de los verdes, Juan José Pacho, y a Blancarte si acá en Coahuila se podría tener la esperanza de que invirtieran una suma igual de importante, la respuesta fue casi igualita, que “siempre han tratado de conseguir lo mejor que hay en el mercado” y que este año no será la excepción, que saben de la carencia de pitcheo que tuvieron el año pasado, pero que se debió a las incontrolables lesiones, mas que este año sí, sí van por el campeonato.

¡Pues ya veremos cuando se cierren las contrataciones del “Sarape” si cumplieron la promesa de invertir con tanto “cariño” como lo hace Ley allá en sus tierras sinaloenses!

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: