Etiquetas

,


Desperté intranquilo. Acababa de soñar la tumba de Mafalda. Miré al reloj. Eran las 4 de la mañana. Intenté volver a dormir, pero la idea de la muerte de la niña que aderezó significativamente mis lecturas infantiles me desconcertaba. Prendí mi computadora para buscar información al respecto.

Google encontró 38,745 coincidencias. El 87 por ciento de éstas estaba relacionado con declaraciones hechas por Britney Spears en torno a unas fotos recientemente publicadas donde se descubría que no usaba ropa interior. Aparentemente la cantante, haciendo gala de su reciente afición por aprender español había dicho -I was in a rush, so I decided to wear just my falda-. La primera búsqueda había sido casi completamente infructuosa. Sólo servían, aparentemente, las referencias en Wikipedia y You Tube.

Wikipedia ofrecía muchísima información sobre Mafalda y su creador Quino, así como sobre el resto de los personajes. No obstante, en la parte dedicada a su muerte se leía una nota que decía: “Wikipedia certifica que la información sobre la veracidad de la muerte de Mafalda, así como sobre su falsedad han sido debidamente corroboradas”.

You Tube, por su parte, ofrecía una colección de videos de la argentina practicándole una fellatio a su novio. Otros videos mostraban imágenes donde se veía a Mafalda tropezando con su tortuga Burocracia. Sus títulos eran simplemente variantes del original “La caída de Mafalda”, que iban desde la versión “Mortal Kombat” hasta la “Remix”. Decidí recurrir a los diarios. Las declaraciones hechas por diferentes personajes resultaban aun más desconcertantes y confusas.

Mario Aburto aceptó su participación en la muerte de la argentina, pero al día siguiente dijo que en realidad él llevaba una lata de sopa abierta y que al ver a su admirada Mafalda intentó acercarse a ella y tropezó. La sopa cayó exactamente en la boca de la muchacha y ella sufrió una reacción alérgica que la condujo primero a un estado de coma y después a su muerte. Para probarlo incluso realizó una dramatización donde actuó detalladamente el suceso. Luis Téllez, por su parte, declaró que hasta el momento no había evidencia que refutara la hipótesis del accidente. Posteriormente, fueron reveladas conversaciones que sostuvo vía telefónica donde se le oye diciendo -¡Ahora el cabrón del Miguelito quiere que metamos en la agenda la muerte de esta pinche vieja! ¡Está pendejo!-.

Zhen Li Ye Gón declaró textualmente -cleo sincelamente que le dielon cuello… ahh, si tan sólo hubiela coopelado-. George Bush dijo que había pruebas irrefutables de que había sido un atentado de Al-Kaeda e instó al gobierno de Barack Obama a incrementar el presupuesto militar en 400 por ciento para vengar la muerte de la piba.

Otras versiones afirmaban que Mafalda no murió y que actualmente es la CEO para América Latina y el Caribe de Manolo’s Inc. Algunos más señalaban que desde ahí ha financiado durante varias décadas a movimientos armados lidereados por su hermano Guille y su gran amiga Libertad. Otros, en cambio, aseguraban que Mafalda se unió a una Organización no Gubernamental dedicada al combate de la desnutrición de los niños que presentan alto consumo de sopa. El lema de dicha organización es “Por una sociedad libre de fideos”.

Se requería de la versión de sus amigos para ir más a fondo. En entrevista con Felipe, su gran amigo de la infancia, declaró que tras la muerte de John Lennon en 1980, Mafalda cayó en una fuerte depresión y terminó suicidándose. -Y… se puso re mal la Mafalda. Nunca lo pudo superar lo del boludo éste. ¡Fue todo un kilombo!- dijo.

Buscamos también a Susanita para pedirle su versión de los hechos, pero se negó a dar una declaración aduciendo que no tenía tiempo porque debía cuidar a su primer nietecito, de un año de edad. Sin embargo, en conversación extra-oficial nos confesó que luego de un largo período de experimentación con el LSD y la cocaína, durante finales de los setenta y principios de los ochenta, decidió emprender un largo viaje hacia el oriente. Dijo que actualmente Mafalda es maestra de yoga trascendental y que ocasionalmente produce cápsulas sobre meditación para el canal de paga “Infinito”.

Después de la exhaustiva búsqueda, sólo pude encontrar la siguiente evidencia:

 

muertedemafaldaweb

 

Decidí suspender la búsqueda –confundido- y dormir un poco. Al día siguiente me pareció verla sentada en un café, con una computadora portátil. Entré al lugar e intenté asomarme, desde la fila para ordenar, y descubrir lo que escribía. Alcancé a ver que tecleaba cosas en un blog titulado “¡Quino es un pelotudo!”. El dependiente interrumpió mi intento. -¿Qué te voy a dar amigo?-. –Un café latte, por favor- respondí con una sonrisa que ya no pude quitar.

Anuncios