Etiquetas

, ,


gabby

A pesar de la perfección, la dicha sigue estando en lo que el idioma anglosajón a denominado the girl next door: La piel irregular y latente, la mirada lejos de la cámara, la abstracción cotidiana. El cabello enredado en la práctica del amor, el sudor del esfuerzo, el jadeo a destiempo.

Una sola mujer es todas las mujeres del mundo y todas las mujeres no son suficientes para un solo hombre. Nuestra es la delicia de la incertidumbre, del objetivo móvil. El dolor de la pertenencia y del abandono, de la mujer que nos subyuga, la indiferencia.

Anuncios