Skip to content

Cercanía

abril 12, 2009

gabby

A pesar de la perfección, la dicha sigue estando en lo que el idioma anglosajón a denominado the girl next door: La piel irregular y latente, la mirada lejos de la cámara, la abstracción cotidiana. El cabello enredado en la práctica del amor, el sudor del esfuerzo, el jadeo a destiempo.

Una sola mujer es todas las mujeres del mundo y todas las mujeres no son suficientes para un solo hombre. Nuestra es la delicia de la incertidumbre, del objetivo móvil. El dolor de la pertenencia y del abandono, de la mujer que nos subyuga, la indiferencia.

2 comentarios leave one →
  1. abril 13, 2009 12:02 pm

    Soy esclavo de su vientre, su cuerpo es mi patria y su piel la más ansiada travesía.

    Saludos desde el arrullo de mi celda.

  2. abril 13, 2009 1:23 pm

    Hey, eduard, gracias por pasarte por acá y aportar esa buena línea. Salut.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: