Skip to content

Una bruma lúgubre

abril 21, 2009

mountain

Fotografía vía: The Big Picture

Las brumas juegan lúgubremente alrededor de su cima; porque las brumas son los recuerdos de los dioses, y los dioses amaban el Hatheg-Kla cuando habitaban en él, en otro tiempo. Frecuentemente visitan los dioses de la tierra el Hatheg-Kla, en sus naves de nube, y derraman pálidos vapores sobre las laderas cuando danzan añorantes en la cima, bajo una luna clara.

H. P. Lovecraft – Los otros dioses

8 comentarios leave one →
  1. abril 21, 2009 1:26 pm

    Cuál es la transmutación y cuál el saber?

  2. Edgar Sandoval Gutiérrez permalink*
    abril 21, 2009 3:59 pm

    Una montaña apacible que despierta cálida con su voz de humo, una bocanada que anuncia el magma que lo derretirá todo, una mirada atenta que contempla, juzga, deconstruye, reestablece la imagen que aparece allá arriba: transmutaciones todas. Saber? -Saber es sabor, de colores primordiales, de ondas calladas, olores elementales- dice Enrique Bunbury. Saber? Se me ocurre por lo menos que con esta foto podemos saber que Dios está en todos lados.

  3. abril 21, 2009 4:10 pm

    La bruma lo envuelve todo: ¿qué habrá dentro de ella? ¿qué sorpresa,
    terror, o fantasmagoría esconde el humo, que lentamente se desliza por
    el espacio? ¿Es la nada eso que oculta, o por el contrario hablamos de un
    envoltorio vaporoso necesario para hacer algo creíble eso tan apabullante
    que se encuentra en su interior. (Jorge Luis Marzo)

  4. abril 21, 2009 4:41 pm

    Impresionantes imágenes: la fotografía y la de Lovecraft.

  5. abril 22, 2009 4:57 am

    Cuán de bella puede ser la altitud y la lejanía del resto del mundo. Dejarse llevar hacia un lugar aparentemente inhóspito, fuera del alcance de nuestra yema de los dedos y dejarnos acicalar por temblores producidos por nuestra piel helada ante tanta belleza, tanto hielo sepultador de rocas ancestrales.

    Que bello es derretirse y formar parte del todo y para siempre.

    http://aljana.wordpress.com/

  6. abril 22, 2009 8:38 am

    Cuán de bella puede ser la altitud y la lejanía del resto del mundo. Dejarse llevar hacia un lugar aparentemente inhóspito, fuera del alcance de nuestra yema de los dedos y dejarnos acicalar por temblores producidos por nuestra piel helada ante tanta belleza, tanto hielo sepultador de rocas ancestrales.

    Que bello es derretirse y formar parte del todo y para siempre.

  7. abril 22, 2009 9:16 am

    jusamawi: Bella cita de Jorge Luis Marzo, autor, para mí, desconocido. Me obligas a una búsqueda y a un feliz encuentro.

    Aljana: Tu frase es mejor que mis intentos. Aúnas la delicadeza de la piel ante la eternidad pretendida de la roca. Un placer tenerte por aquí.

  8. Edgar Sandoval Gutiérrez permalink*
    abril 22, 2009 9:44 am

    Excelente post amigo!!! ha sido capaz de provocar una pregunta retadora en el mejor de los sentidos, una respuesta divagante, un halago, una referencia que suma imágenes a las imágenes y una frase de piel ¿Que seguirá?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: