Skip to content

Un vaso de ron para mi amigo

abril 26, 2009

patrick-di-fruscia

Fotografía: Patrick Di Fruscia

Pensé para mí mismo que Falesá aparentaba ser precisamente el sitio que me convenía, y mientras más bebía, más alegre me sentía. Mi antecesor se había ido precipitadamente del lugar con un pasaje conseguido por casualidad, en un buque de carga que venía del oeste. Al arribar, el capitán halló el puesto cerrado, las llaves en la casa del pastor indígena y una carta del prófugo, en la que decía que tenía miedo por su vida.

R. L. Stevenson – La costa de Falesá

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: