Skip to content

La tregua

mayo 19, 2009

Debo haber leído ese libro más de cinco veces. Mi hermana lo llevó a casa: era un ejemplar delgado, inofensivo. He olvidado la editorial. Al cabo de algunas semanas ya estaba lleno de rayones y notas. No me miren a mí, le tengo un respeto sagrado a las páginas de un libro. Ni siquiera marqué con gusto los enormes libros de la Universidad. En principio porque no eran míos, sino de la biblioteca de la Facultad, y esos ya estaban llenos de líneas grises, rojas y azules, con los bordes obscenamente doblados por los antiguos o contemporáneos compañeros de aquella escuela casi medieval. Los otros, los que había comprado el último año para acreditar esa última fase sin contratiempos ni excusas, aún permanecen en mi modesta biblioteca con los bordes impecables. Excepto uno de ellos. Era enorme, realmente extenso, y la mitad de sus páginas debían estar disponibles en mi mente como un resorte al máximo de su tensión. Así que lo marqué con cuidado, con lápices de colores y utilizando una regla para mayor precisión. Debo admitir que se ve bastante bien, pero aún así me remuerde la conciencia cada vez que lo abro y recorro sus páginas. Es una impiedad eso de rayar los libros.

Bueno, el libro del que estaba hablando era otro, y mi hermana lo había llenado de líneas y recuadros. A mí también me gustaba. La historia era sencilla, pero entrañable. El personaje principal, el narrador de la historia, era un cincuentón melancólico que encontraba el amor de nuevo en una joven que lo llenaba de ilusión. Pero al final la tragedia lo envuelve, y él debe retomar su antigua vida, sus planes de retiro y su condición apacible. Comprende que el tiempo maravilloso que le fue otorgado fue un obsequio, un pequeño paréntesis, una tregua.

Mario Benedetti se ha ido, no hay más tiempo para él. Su obituario marcará a Montevideo como última plaza y mayo diecisiete como último día. No alabaré su trabajo, porque no lo conozco, ni siquiera una buena parte. Apenas leí un libro suyo. Muchas veces. Pero el libro es bueno, me gustó cada vez que lo abordé. El libro del que escribo es, precisamente,  La tregua.

 

6 comentarios leave one →
  1. mayo 20, 2009 8:09 am

    He leído a Benedetti, bastante dada la producción del maestro. Existen canciones pop que la gente escucha e ignora que llevan letras del poeta, desde hace mazo años, músicos de la generación de Serrat, Sabina (por poner un ejemplo) hasta Paulina Rubio ó Fito Paez (Por poner otro ejemplo) Leí novelas, cuentos y poemas, y me quedé con Mario el poeta. A mí, personalmente, me pone más su paisano exiliado también, Juan Carlos Onetti. Pertenecen al mismo mundo pero su forma de describirlo es totalmente distinta. Lo mismo que sus biografías.
    De todas todas, hemos perdido a uno de los grandes del siglo pasado.
    Al margen:
    Quiero pedirles un favor estético. Busqué en foros de ayuda pero no hallé nada claro. ¿Cómo se le quita el marco a la imagen, a la ilustración que cuelgo? No tengo instalado el wp en la máquina, por si eso fuera significativo.

    Jinete Digital

  2. mayo 20, 2009 8:38 am

    Sí, mucho he escuchado del talento poético de Benedetti; y respecto a las adaptaciones musicales, acepto que sólo he escuchado variadas versiones de somos mucho más que dos, con diferente fortuna.

    Respecto a su pregunta, estimado eduard, debo decirle que el marco que aparece alrededor de sus ilustraciones es una característica por default que el tema de wordpress agrega siempre que usted coloque una leyenda en la imagen. En el caso del tema que yo he seleccionado, por ejemplo, poner leyenda a la imagen no me coloca margen, pero pone siempre las letras en itálicas, lo cual tampoco es de mi agrado, por lo que he optado por poner el pie de foto a manera de párrafo inmediatamente después de la imagen.

    En sentido estricto, para cambiar cualquier característica como la que venimos mencionando es necesario editar el código CSS del tema de wordpress (con lo cual podríamos cambiar los estilos de imágenes, links, párrafos, todo lo que se nos ocurra en el aspecto visual); lamentablemente wordpress no nos permite hacer estos cambios a menos que tengamos instalado wordpress directamente en nuestro servidor o que paguemos el Custom CSS Upgrade.

    Atentamente: su call center en India.

  3. mayo 20, 2009 2:31 pm

    Hola de nuevo, lamento no aparecer mucho por aquí pero últimamente el trabajo ocupa casi todo mi tiempo.

    Benedetti fue uno de los primeros poetas con los que comencé y reconozco que no he leído nada de el además de poesía. Es una lástima que ya no este, pero le ha dado tiempo para dejarnos un gran legado.

    Un beso!

    • mayo 20, 2009 3:31 pm

      Aljana, un placer siempre tenerte por aquí. Entiendo que las ocupaciones nos alejan de nuestras lecturas.

      Veo que todos han leído la poética de Benedetti, mientras que para mí es desconocida. Tendré que hacer mi tarea. A la lista de este mismo mes: Lagerlöf, Jenofonte, Benedetti.

      Un beso.

  4. mayo 20, 2009 3:54 pm

    Yo conocí a Benedetti hace muchos años.No fue directamente. Fue a través de Nacha Guevara.Asistí al espectáculo “Nacha de noche” y cuando ella canto” Te quiero” se hizo un gran silencio. Al día siguiente compré libros de Benedetti y desde entonces le he guardado mucho cariño a pesar de los altibajos de su obra.Siempre admiré en él su osadía de decir lo que pensaba. Hay tan poca gente que lo hace.

  5. mayo 20, 2009 4:42 pm

    jusamawi: feliz coincidencia siempre la que nos acerca a los autores entrañables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: