Skip to content

De músicos, poetas y psicólogos, todos tenemos un poco…

mayo 24, 2009

Después de un rato de ausencia, aquí están otra vez mis comentarios, en esta ocasión sobre un artículo que salió publicado en el Zócalo de Saltillo (saludos mi buen Flaco), que llamó mi atención, no sólo por el hecho de ser mi tío quien lo escribe, sino porque tiene mucho fondo para analizar… sin más preámbulo, aquí esta:

¿Sabe usted que se celebra en nuestro país el día 20 de mayo? Es el “Día del Psicólogo”, que se establece este día porque en esa fecha fue otorgada la primera Cédula (Licencia) Profesional de Psicología en México. Así que la asamblea general del “Consejo Nacional de Enseñanza e Investigación en Psicología” la estableció como un reconocimiento al trabajo disciplinar que estos extraños seres llamados psicólogos realizan.

Si hay una profesión controvertida y rara en este mundo, esa es la del psicólogo. Su campo de acción no está bien delimitado. Hay una enorme cantidad de egresados que no trabajan en esa actividad, porque estudiaron la carrera en un intento de comprenderse y sanarse a sí mismos, o porque solamente querían tener conocimientos para educar a sus hijos, una vez que los tuvieran, porque fue, durante mucho tiempo, una carrera clasificada como MMC (es decir, “Mientras Me Caso”), o bien porque en las películas y series de televisión presentaban la personalidad del psicólogo como obscura y atrayente. O también porque era una carrera que no tenía matemáticas.

La psicología es una ciencia, ya no tan joven, pero formalmente aceptada dentro del conjunto de las ciencias, que tiene múltiples campos de acción, pero un objeto de estudio muy definido: la personalidad humana considerada en su conjunto y sin restricciones. Sus áreas de aplicación, muy amplias, se agrupan tradicionalmente en educativa, clínica, laboral, social y experimental. Y el beneficiario primero y último de esta ciencia es el ser humano, buscando dotarlo de los medios para recuperar y mantener su dignidad, su expresión y su libertad, preservando lo humano ahí donde lo humano esté. Para comprender este complejísimo objeto de conocimiento, el psicólogo debe prepararse constantemente, no estudiando para vivir sino viviendo para estudiar y aplicar sus conocimientos en beneficio de la sociedad, poniendo su granito de contribución a la evolución y desarrollo de la cultura.

Pero el psicólogo en nuestro país tiene un papel social muy borroso y equívoco. Y ante la falta de definición precisa se ha ocupado de fabricar, para sí, imágenes protectoras. La imagen de cómo quiere que los demás lo vean y la de cómo quiere verse él mismo. El psicólogo no es, en realidad, ese ser misterioso que ve adentro de las personas, que lleva la verdad consigo y que no se equivoca. Esas imágenes están determinadas por una necesidad profunda de esconderse tras una máscara para ocultar sus indefiniciones personales, sus confusiones científicas y su carencia de sentido de utilidad social.

A partir de estas indefiniciones del psicólogo, muchas otras profesiones rozan (o invaden de plano) su campo de acción, haciendo lo que el psicólogo debería hacer, como si fueran similares o intercambiables, y tal vez con la misma dificultad que tienen en medicina los fármacos para demostrar su eficacia. Y para muestra tenemos los cursos rápidos en psicoterapias no científicas, como la mayoría de los adiestramientos en tanatología, en counselling, en neurolingüística, en técnicas de relajación y mil yerbas más cuya eficacia no será jamás probada, y que si algún resultado positivo ofrecen, solo lo deben al efecto placebo, a la sugestión de la curación que el mismo sujeto busca.

Para colmo, todos somos un poco psicólogos empíricos. Quien mas, quien menos, todos nos sentimos poseedores de técnicas que nos han dado resultado y que recomendamos como efectivas, diciéndole al que sufre: “yo, por ejemplo…” y pensando que con ella la persona curará de inmediato.

No es que la psicología sea un conocimiento de élite o una marca registrada. Es propiedad de la humanidad toda y todos deberíamos conocerla, desde la primaria, como se hace con ciencias más consolidadas, como la física o la biología. Si así fuera, aprovecharíamos mejor sus aportes para elevar nuestra calidad de vida y podríamos desenmascarar, con mayor facilidad, a la gran cantidad de estafadores que se aprovechan de la buena voluntad de los sufrientes en provecho propio.

No cabe duda de que ésta es una manera mucho más sencilla de postear, así que mis próximas participaciones dentro del blog, serán de este tipo, así no dejaremos “tan coja” esta página… Saludos y espero que les guste.

9 comentarios leave one →
  1. Rodrigo permalink
    mayo 25, 2009 12:34 am

    Me parecio un articulo que aunque corto, que comprende mucho de los sentires e imagos que he oido que sin importar la plaza (ciudad), la gente ve en nosotros… desde la clinica, la empresa, asi como en la calle e inclusive, cuando uno se presenta “yo… soy psicologo”.

    Ciertamente creo que nuestra funcion es amplia, al enfocarse a cualquier forma y caracteristicas de la personalidad, en parte como constructos teoricos, mayormente, en el contacto con los seres de carne y hueso que (esto se lo aprendi a mi carnal Dario) , hay una busqueda prolongada. Inlcusive, aunque formalmente somos considerados dentro de las ciencias, en la cotidaneidad y al enfrentarnos a nuestra labor, existen momentos o situaciones en que dicha ciencia no se ve tan clara, pues no podemos generalizar muchos psiquismos y sin embargo a veces al intentar aplicar parte del metodo cientifico, simplemente es cuando empiezan a surgir tecnicas, apoyos procedimentales y ejercicios que dificilmente dan mismos resultados sin importar quien los aplique.

    Entonces llega la parte emocionante y vibrante de esta preciosa carrera, la experiencia, ya que cada una, nos vuelve mas facultados, a la vez que cada una de ellas no pone de frente una parte de con que conocemos al mundo y nos conocemos a nosotros mismos.

    Gracias Primo por compartir un poco mas de quienes somos desde nuestra profesion, adelante con tus entregas.

  2. Rodrigo permalink
    mayo 25, 2009 12:48 am

    sorry, repongo los pedazos de mi comentario que no aparecen:

    (esto se lo aprendí a mi carnal Darío) “al estar en falta de forma dinámica”, hay una búsqueda prolongada…

    … a la vez que cada una de ellas nos pone de frente una parte de “sombra o de nuestro elementos de mesa redonda (Jung)” con que conocemos al mundo y nos conocemos a nosotros mismos.

  3. mayo 25, 2009 5:48 am

    Que buena reivindicación se le hace a mi muy amada casi carrera, aunque la amo profundamente y sigo teniendo mi corazón dividio, las circunstancias de la vida me llevaron por otros caminos. Sin embargo, está en mi, alegrarme inmensamente de este artículo, porque explica de manera sencilla y corta la tan importante y valiosa labor del psicologo en la sociedad. Claramente se escapan aspectos importantes, pero para otro día estaría bien.

    Saludos!

  4. mayo 25, 2009 8:18 am

    Compañero Erubiel, atanoriano, un placer tenerte de vuelta.

  5. mayo 25, 2009 6:45 pm

    Hemos recuperado a un atanoreano más!!!… ya nada más tenemos que despertar al flaco de su letargo!!… Respecto del artículo, mi querido Erubiel, me pareció muy bueno (se ve que eso de escribir lo llevamos en la sangre, no? jajaja) así es que mándamele una felicitación a Carlos… Ahora va un apunte para la polémica (si lo puede leer Carlos y polemizar, aun mejor):

    Me parece que lo que ha detenido un avance más acelerado del conocimiento en psicología es precisamente su pretensión de ciencia (la Física nos ha dejado a muchos de los formados en las ciencias sociales con un profundo complejo de Edipo que aun no hemos superado)… Prefiero pensar a la psicología (y en particular al psicoanálisis) como un arte, porque en realidad eso es lo que hace muchas veces: emula el trabajo artesanal de quien elabora a diario sus productos (en este caso, podríamos pensarlos como productos de investigación)… cada uno irrepetible como el insumo del que se vale (el comportamiento humano)… la ciencia positivista (y en cierta medida la postpositivista) se ha enfilado en una desenfrenada carrera por establecer regularidades, pero disciplinas como la psicología tienen la posibilidad más bien de contribuir, a través de sus relatos, a enumerar las discontinuidades y las paradojas de esa cosa rara llamada realidad… Lyotard plantea que esas se han vuelto las preocupaciones de las ciencias posmodernas, así es que tal vez por ese lado venga la tan anhelada reconciliación con la actividad científica… Saludos.

  6. Dario permalink
    mayo 26, 2009 12:10 am

    totalmente de acuerdo con lo que dicen mis carnales (y afortunadamente no es por una cuestion familiar), la psicologia (y como dice Edgar, el psicoanalisis tambien) no tendrian porque estar encaminadas a lo objetivo, a lo repetible, a lo medible de la ciencia positivista, tendrian que estar encaminadas a esas subjetividades con las que se enfrentan en los espacios transferenciales… ya lo decia Lacan, el objeto de estudio del psicoanalisis (y creo, tambien de la psicologia) es precisamente ese sujeto que la ciencia olvida y deja de lado… en fin, me parecio un buen articulo y una buena manera de recordar esta profesion a veces tan olvidada, a veces menospreciada y a otras hasta sobrevalorada… gracias por compartirlo primo!!

  7. Carlos Gutiérrez Montenegro permalink
    mayo 27, 2009 9:27 pm

    ¡Ah, caray, mi buen Edgar! Con todo el respeto posible a tu sapiencia, me parece o que no has entendido al psicoanálisis o que no estamos en las mismas definiciones de ciencia. Si partimos de la idea que la ciencia es la axiomática de lo previsible, como proponen los físicos modernos, la posibilidad de que el psicoanálisis lo sea no tiene, ya, duda ninguna. Aun que actualmente, el Psicoanálisis no es una corriente de opinión unificada, pues se pueden distinguir por lo menos cuatro dimensiones de desarrollo en sentido lato:

    1°. La dimensión Freudiana, conformada por la obra original de S. Freud
    2°. La ortodoxia, que es conformada por todos los que asumieron la herencia de Freud como línea de avance
    3° Los heterodoxos , que comparten algunos objetivos de Freud, pero toman distancia en cuerpos teóricos, estructurándolos coherentemente
    4°. La nebulosa Psi.

    Pero la propuesta Freudiana es, sin duda, la que mas se puede poner a prueba. Veamos:

    Dentro de la postura empirista lógica actual, dominante en las ciencias optimistamente llamadas “duras” actualmente, la experimentación es el método esencial demostrativo de la presencia de un fenómeno, y la reproductibilidad es la cualidad fundamental del método científico, postulando que cen la década de los 90 del siglo pasado, con el escáner por emisión de positrones, que capta al cerebro en actividad en tiempo real, empezó a arrojar datos que indicaban a las neurociencias que el Psicoanálisis podía tener razón en algunos de sus planteamientos.uando no hay localización espacial de un fenómeno, y si no se puede medir, contar o pesar mediante observación directa, el fenómeno no existe, en la década de los 90 del siglo pasado, con el escáner por emisión de positrones, que capta al cerebro en actividad en tiempo real, empezó a arrojar datos que indicaban a las neurociencias que el Psicoanálisis podía tener razón en algunos de sus planteamientos: Al decir de Gerhard Roth, de la Universidad de Bremen, puesto que la teoría Freudiana de la psique se apoya en 4 tesis básicas:

    1°. Lo inconsciente controla lo consciente con mayor rigor que lo consciente el inconsciente
    2°. El Ello aparece antes que el Yo y establece muy pronto la estructura de la psique
    3°. Los conflictos inconscientes se exteriorizan en la consciencia disfrazados en forma de sueños, actos fallidos o neurosis
    4°. El Yo consciente no sabe nada de los determinantes inconscientes del vivir y del actuar.

    Con los nuevos instrumentos de exploración del cerebro en tiempo real se ha llegado a demostrar que los cuatro postulados son indudablemente correctos.
    Pero no solo ellos se han investigado.
    También ese postulado que ha generado innumerables conflictos: el Complejo de Edipo, que se ha abordado a través de la investigación de la compleja malla de relaciones de influencia procedentes de la historia vital de cada individuo que quedan impresos en los afectos, en la memoria y en los vínculos. “ Sin duda, para el desarrollo de una personalidad equilibrada es necesario establecer, desde el nacimiento, vínculos emocionales firmes, y si no se hace así, aparecen conflictos psíquicos.” dice Anna Buchheim, de la Universidad de Ulm.

    Y Esto es solo para abrir boca. La teoría psicoanalítica se puede generalizar, es decir establecer como leyes generales de funcionamiento del psiquismo humano, válidas para todos lo seres de tal especie y transferibles para los primates superiores (ups, que compromiso, pero para eso está la psicología comparada)…

    En fin, que hay mas conocimiento entre el cielo y la tierra del que tiene tu filosofía, querido Horacio…

  8. junio 1, 2009 1:34 am

    Querido Carlos, estoy preparando mi respuesta, en un post de diversas entregas, a tu comentario. Espero poder publicarlo en la semana. Mientras tanto te mando un abrazo.

Trackbacks

  1. PSICOANÁLISIS Y CIENCIA, O DE CÓMO TODOS LLEVAMOS A UN FILÓSOFO EN EL CORAZÓN. INTRODUCCIÓN. « Atanor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: