Skip to content

Alteridad

junio 10, 2009

alteridad
Foto: Edgar Sandoval

Nothing was ever the same again after the day when that letter arrived. The previous night my friend Adam told me that, according to Physics, the Universe was made of energy strings vibrating constantly. –The whole Universe is music! If only I could listen to it all the time- I said.

And then that morning there it was. The letter only had a single line: “Understanding wishes is the tough part”. It did not make any sense to me. As I went downtown I began to realize. The usually crowded streets were now full of notes instead of people. A bunch of B minors and D’s walking down the streets. There was no chatting, just music coming out of everything.

At first, I was thrilled about it, but after a while it became annoying. I could barely concentrate with all that noise. It was driving me crazy. And then I could finally figure it out. I started missing silence, the only place where I was now isolated from. I had totally lost myself.

9 comentarios leave one →
  1. junio 11, 2009 12:19 pm

    Casi ningún sueño cumple las expectativas que teníamos depositadas en él. A veces, incluso, nos arrepentimos, de que el sueño se haya hecho realidad.
    Deseamos que se cumplan sueños que sabemos que nos decepcionarán. ¿Tenemos remedio?

    Salud

  2. junio 15, 2009 10:40 am

    Tenemos remedio, sin duda, querido Jusamawi. Un sueño incumplido nos puede llevar a nuevos sueños y eso nos concede movimiento… el problema aquí es cuando no hay un tránsito de los sueños a la acción… podemos quedar atrapados en una cadena interminable de ensoñaciones que nos mantiene paralizados.

    La otra solución es más bien budista: el problema de los sueños es que generan deseos que luego no se cumplirán. Entonces, hay que dejar de soñar y vivir a plenitud este sueño que llamamos vida.

  3. junio 15, 2009 4:36 pm

    Sé que estoy diciendo lo mismo que tú pero lo digo: la ensoñación como las drogas, por ejemplo,pueden ser fuentes de conocimiento pero tienen el peligro de paralizarnos y pasar el tiempo lamentando lo que pudo ser y no fue.

    La solución budista nos lleva desprendernos de necesidades.Si no las tenemos tampoco soñamos.Es un poco drástica para la mayoría de los mortales.

  4. junio 15, 2009 4:45 pm

    Toalmente de acuerdo contigo aunque digamos lo mismo: ensoñación y drogas eventualmente conducen a la parálisis. La solución budista sin duda es drástica: implica descubrir los sueños entretejidos entre la cotidianeidad y no separarlos en dos mundos diferentes y distantes, como solemos hacerlo.

  5. junio 16, 2009 4:09 am

    weird but nice tree

    it’s really hard sometimes to understand our own wishes and to figure out where they come from…

    Es curioso el efecto que tiene la palabra, en cuanto alquien te señala o explica una teoría no puedes dejar de pensar en ello, lo ves en todas partes y en este caso lo oyes…

    el universo, si te paras a escuchar cada nota musical que emite, acaba agotando tus oidos

    saludos

  6. junio 16, 2009 10:21 am

    Así de vasto es el Universo, hasta el agotamiento… la palabra tiene ese poder de la seducción que pocas cosas tienen… la música tiene ese poder también. The weirdest thing is that the rest of the trees are suspiciously straight. Saludos y gracias por comentar!!! esperamos seguirte teniendo por acá.

  7. junio 16, 2009 10:30 am

    Veo que tu fascinación por las cuerdas vibrando hasta el infinito en notas musicales se repite en varios de tus escritos. ¿Buscas alguna fórmula, alguna construcción que no has encontrado o simplemente te gusta re-utilizar ese recurso?

    Saludos.

  8. junio 16, 2009 10:40 am

    Hace tiempo leí con fascinación sobre la Teoría de la Cuerda en Física: un intento por unificar la Mecánica Cuántica con la Teoría de la Relatividad y construir una Teoría del Todo.

    Más allá de las pretensiones de dicha teoría, me maravilló la idea (aun no comprobada) de que la unidad básica del universo es un conjunto de cuerdas de energía… esto implica que la materia no existe como tal, sólo es energía que vibra a baja intensidad y, por lo tanto, tiende a aglomerarse… creo que descubrir lo efímero de nuestra existencia en esta idea (ni siquiera somos materia) me hace recurrir a este recurso varias veces… tal vez sea también mi gusto por la música, jejeje

  9. junio 18, 2009 2:35 am

    “The weirdest thing is that the rest of the trees are suspiciously straight” I like that!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: