Etiquetas

, ,


¿Nunca han tenido una deuda con ustedes mismos que deben resolver antes del Apocalipsis? Bueno, supongo que sí, a todos nos pasa. En mi caso, se trataba de terminar un videojuego: Vampire the Masquerade – Redemption, un juego de rol lanzado al mercado en junio de 2000. Sí, hace 9 años. Yo comencé a jugarlo en mi PC hace algunos años, digamos 4. Pero los juegos en computadora tienen el inconveniente de la compatibilidad, de manera que un cambio de sistema operativo o tarjeta gráfica hace injugable un producto cualquiera. Lo peor fue que el juego pudo instalarse sin problemas en su momento. Luego avancé por varios niveles, hasta la mitad de la trama. Y pasó algo nefasto: al intentar pasar de un nivel a otro (en la parte en que mi personaje intenta abandonar Viena para volver a Praga), el juego hacía crash y me sacaba.

Pasó el tiempo. Mi computadora se descompuso hace un año y tuve que cambiarle el procesador y la tarjeta madre (sí, un pequeño cambio). La semana pasada decidí darle otra oportunidad al vampiro y, maravilla de maravillas, el juego echó a andar. Total: pude terminar el juego este pasado fin de semana. El sábado me fui a dormir pasadas las cuatro de la mañana quedándome a un paso de acceder al último nivel. Anoche -escribo esto un lunes- antes de la 1.00 de la mañana vi finalmente los créditos. El juego había terminado. Debí sentirme como Dante cuando vio la esfera.

[Ahora sólo me resta jugarlo de nuevo, porque son tres finales diferentes. ;)]

VTM---Redemption

Anuncios