Skip to content

Ensayo sobre la ceguera

septiembre 9, 2009

Alguna vez emprendí la lectura del Evangelio según Jesucristo, del mismo autor. Algo me hizo dejarlo a un lado, y todavía anda penando en mi biblioteca esperando que le dé otra oportunidad.

Ahora, tuve la excelente idea de obsequiarle el Ensayo sobre la ceguera a una persona que amablemente me lo prestó una vez terminado, acompañándome el ejemplar de una buena recomendación hacia el mismo.

La historia, como bien sabe quien ya lo leyó o quien vio la mediana película de Fernando Meirelles, narra la historia de una epidemia de ceguera que de súbito arrasa un país entero. Es una condición inexplicable y sin cura, enteramente desconocida y particularmente especial, pues las víctimas se llenan de luz, y sus ojos no ven más que blanco absoluto. Ceguera blanca, pues.

Sin embargo, como el título lo asienta, la ceguera no es otra cosa que un pretexto de José Saramago para hurgar en lo superficial y en lo profundo del espíritu humano, para poner en evidencia nuestra flaqueza como civilización, la rápida caducidad de los así llamados valores, y poner en entredicho la solidaridad humana.

Cierto que los protagonistas van tejiendo a base de desventuras su propia red de complicidad, apoyo y compasión, incluso amor, pero el tono de la narración va más encaminado a mostrarnos, con crudeza en la cadenciosa prosa del portugués, nuestra ya pregonada fragilidad física y la sencilla voluntad de lobo cruel que poseemos todos los hombres.

Hace mucho tiempo que no me desvelaba con la lectura de una novela, pero esta vez tuve que leer las últimas 200 páginas (la mitad del libro) en una madrugada de fin de semana.

Un buen libro, sin duda.

10 comentarios leave one →
  1. septiembre 10, 2009 11:07 am

    Despite some problems in translation, I found your blog really interesting… and the pics really attractive….
    ciao to Edgar and Fran.

  2. septiembre 11, 2009 1:07 am

    Ciao Enzo, thanks for your comment and for visiting the blog as you promised… you wrote a comment on my co-blogger friend Edgar Valdés (I´m Edgar Sandoval), but I hope you find both post styles interesting. I promise to visit soon your blog and I hope we can talk soon either (real talking this time, without all the music like the other time, hehe). Ci veddiamo e un abraccio a la tua famiglia!

  3. septiembre 11, 2009 1:14 am

    Tocayo, muy buen post sobre uno de mis libros favoritos. Te puedo decir que particularmente me gustó el manejo de lo visual (paradójicamente) de la película, aunque ciertamente queda en deuda con esa exploración de las pasiones humanas que hace Saramago en el libro. Ojalá pronto puedas retomar El evangelio según Jesucristo y llegues a la conversación entre Dios, el Diablo y Jesús… no tiene desperdicio!! Un abrazo.

    • septiembre 11, 2009 10:34 am

      Sí, es verdad. Saramago consigue imágenes muy poéticas en un mundo de ciegos.

  4. septiembre 12, 2009 4:32 pm

    Repito lo que Edgar S. dice.No es original pero también es uno de mis libros de cabecera. Estoy seguro de que pase el tiempo que pase siempre será uno de los libros que citaré entre mis favoritos.Recuerdo perfectamente que cuando terminé de leerlo supe al instante que la sensación que tenía no la había experimentado hacía muchos años.La sensación continúa.

    • septiembre 14, 2009 10:33 am

      Uno siempre termina por encontrar esos libros y esos autores. Nos esperan, secretos en el porvenir, parafraseando a Borges.

      Un saludo.

  5. septiembre 13, 2009 11:34 am

    Fue el segundo Saramago que leí, el primero fue Todos los Nombres, después han caído muchos. Saramago rompe con valor las directrices literarias y es una máquina infatigable de ideas. Entre mis preferidos quizás La Caverna haya sido el que más hondo ha calado.
    Es, para mi opinión, uno de los escritores más buenos de la actualidad, mantiene un blog que se actualiza constantemente.http://cuaderno.josesaramago.org/
    Un abrazo

    • septiembre 14, 2009 10:32 am

      Yo inicié también La balsa de piedra y Memorial del Convento, pero no he terminado ninguno. Ahora pagaré mi deuda.

      Un saludo, eduard.

  6. septiembre 15, 2009 12:37 am

    Yo recomiendo ampliamente “Casi un objeto”, en particular el primer cuento, donde compara las caídas de las dictaduras con una termita que corroe la silla donde está sentado un tipo adormilado. “Todos los nombres” es un tratado sobre la burocracia a la altura de Webber… también he leído “el hombre duplicado” y me gustó bastante. Llevo a medias “el año de la muerte de Ricardo Reis” y me va gustando la forma en que intenta desentrañar a Pessoa a través de uno de sus heterónimos y también estoy avanzado en “Intermitencias de la muerte”… tengo en mi lista de pendientes La Caverna, La Balsa de Piedra, Memorial del Convento, Historia del Cerco de Lisboa y Ensayo sobre la Lucidez… en todo caso, coincido con las sensaciones que despierta Saramago en Jusamai y con las ideas que inspira en Eduard.

    • septiembre 15, 2009 8:26 am

      Parece que el buen Saramago es inagotable. Recuerdo pocos escritores ahora mismo de los cuales pueda recomendar casi toda su obra, y menos si la misma es abundante.

      Un saludo, compadre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: