Skip to content

4 posturas ante la Historia

diciembre 15, 2009

Hace algunas semanas, mi tocayo publicó un post sobre las 4 posturas que él encuentra ante Dios. Luego del acalorado intercambio de opiniones que se suscitó con aquel escrito, decidí publicar éste, con las mismas limitantes de simplificación de aquel, ahora sobre las diferentes visiones de las personas respecto de la historia (y desarrollo) de la humanidad. Veamos:

1. El pesimista lineal.

Esta postura es típica de aquellos creyentes de las religiones judeo-cristianas, pero también se observa en los de otras religiones y corrientes filosóficas. Parte de la idea de que en el principio existió un estado perfecto y paradisiaco de las cosas. A partir de ahí, la historia de la humanidad resulta de una ruptura con ese momento, luego de la cual comienza la descomposición creciente de lo humano y lo social, sin retorno.

Esta postura queda representada por aquella frase de que todo tiempo pasado siempre fue mejor. La solución discursiva de esta opción es la idea de la Salvación, sólo disponible para aquellos que se han mantenido incorruptibles ante la degradación o para aquellos que, sumidos en la podredumbre, han logrado recomponer el camino… el resto de los mortales quedará condenado. Una solución optimista de esta corriente plantea la idea del retorno intencionado y masivo hacia los orígenes.

2. El optimista lineal.

En esta categoría podemos encontrar a una buena parte de los que se identifican con el discurso científico, con religiones como el budismo y con corrientes filosóficas como la hobbesiana. Aquí, el orígen de la humanidad estuvo caracterizado por el caos, la ignorancia y las bajas pasiones. De aquí, viene también una ruptura caracterizada por el constante progreso sin vuelta atrás de las personas y las sociedades.

La frase característica de esta visión bien podría ser la de que lo mejor está aun por llegar y su solución discursiva está representada por la Búsqueda de la Verdad (y el Conocimiento), la Iluminación o bien, la Racionalidad Absoluta… en el final (o en el límite) todos llegarán a estados abundantes de alguna, varias o todas estas características. La solución pesimista de esta visión reconoce que las pasiones humanas y los intentos de retorno al estado caótico son naturales y que la única vía para garantizar el progreso es el diseño de estructuras institucionales (reglas y estructuras de autoridad) que regulen tales pasiones e intentos.

3. El lúdico iterativo.

Dentro de este tercer grupo encontramos a una parte de los pensadores posmodernos, así como a algunos politólogos, sociólogos, economistas y representantes de la Teoría de Juegos. En esta postura no existe necesariamente un orígen y un desarrollo. La historia es más bien una constante repetición de Juegos (estructuras de comportamiento) en las que los jugadores interactúan en torno a ciertos fines que dependen de las motivaciones de aquellos o bien de situaciones absolutamente contextuales. Aquí, la constante son los juegos y lo que cambia son los resultados, dependiendo de cómo se comporten las variables: a veces se avanza y a veces se retrocede, aunque en realidad no existe un adelante o un atrás, sino soluciones diferentes.

Su frase bien podría ser Todo depende del cristal (o del juego) con que se mira. En este grupo no existe una solución discursiva única, ya que algunos suelen tomar una postura más bien relativista y de múltiples soluciones, en tanto que otros tienden a ser absolutistas y a plantear que toda interacción se da en torno a juegos ya establecidos. La solución realista de esta visión reconoce que la experiencia va modificando la interacción social y generando ciertos progresos en ésta o bien, que existen estructuras de poder que pueden sostener la situación actual por tiempo indefinido.

4. El caótico realista.

Este último grupo abarca una amplia gama de posturas, desde la pragmática hasta la desesperanzada. Los partidarios de esta visión identifican un único inicio y final: las cosas siempre han funcionado de la misma forma y así lo seguirán haciendo, sin orden aparente y como un gran espacio probabilístico de acción. Hoy se está arriba y mañana abajo; y no han existido más que beneficiarios particulares de la historia, para bien o para mal.

No existe una frase única que los caracterice, porque ni siquiera hay un ánimo de identificación con otros, sino una absoluta preocupación por uno mismo y su supervivencia. Su solución discursiva está caracterizada por la Aceptación o bien, su prima venida a menos: la Resignación.  La solución idealista de esta visión sospecha que existen fuerzas más allá de nuestra comprensión que manejan los hilos de la historia y ante las cuales existen dos grandes opciones: aceptar nuestro destino o hacer uso de nuestra voluntad para escapar de él.

7 comentarios leave one →
  1. diciembre 16, 2009 11:00 am

    Difícil lo pones amigo Edgar.He leído las cuatro con atención y en la primera vuelta reconozco las cuatro como reales, en el sentido de que existen.La primera y la última son las que más rechazo me provocan.La resignación ha sido causa de terribles males para el desarrollo de la humanidad y la esperanza en otra vida mejor es otra forma de resignación que no ha hecho más que obligar a la gente a aceptar su papel en el mundo como si no hubiera más posibilidades.
    Las opciones segunda y tercera son las que se disputan hoy en día la supremacía.No son buenas o malas pero dejan al ser humano discurrir,conocer, jugar o actuar y no tan sólo aceptar.
    Veré qué dicen los demás y luego vuelvo.

    Saludos

  2. diciembre 16, 2009 11:50 am

    Mi querido Jusamawi, que gusto leerte por acá!!… reconozco que a mi me gusta “jugar” entre las opciones 2 y 3, sin duda… aunque no las reconozco como las que disputan la supremacía necesariamente… por el contrario, me parece que la Época Moderna tenía como sustancia el debate entre pesimistas y optimistas lineales, pero pienso que la ruptura con la Modernidad ha traído peligrosamente (en el sentido de desequilibrio) un corrimiento abrumador hacia la postura 4, disfrazada de ese aire de pragmatismo que tienen muchos que creen conocer cómo funciona el mundo y que van gritando a los 4 vientos: “Sálvese quien pueda”… de cualquier forma, veremos qué mas dicen los siguientes comentaristas y espero tu regreso por acá para seguirlo reflexionando.

    Saludos.

  3. diciembre 16, 2009 9:59 pm

    Excelente artículo compadre. Por mi parte, prometo una lectura más a fondo de tus ideas y también volveré.

    Un saludo.

  4. enero 13, 2010 9:48 am

    En esta primera relectura, me queda claro que no pertenezco a las dos primeras posturas, y me explico:

    1. No aplico para pesimista lineal, porque descreo del paraíso perdido. Buena parte del New Age también se fundamenta en una supuesta inocencia, sabiduría y perfección inicial, además del necesario toque de exotismo. Todo ello me parece innecesario y absurdo. Creo que todos los paraísos son más bien una metáfora de nuestros anhelos, una nostalgia por el bien que jamás tuvimos. Y como dice mi amigo Fernando, no es que todo tiempo pasado fuera mejor, lo que sucede es que éramos más jóvenes.

    2. Por otra parte, tampoco me adhiero al optimismo lineal. No estoy seguro de creer en la teoría de lo cíclico, pero en todo caso, parafraseando a Borges, me parece menos imposible. Como lo asenté en una pequeña digresión futurista, veo un mundo futuro cargado de poesía precisamente por su inevitable progreso tecnológico, pero acompañado de esa carga humana que todo lo cuestiona y destruye. La tecnología y la ciencia van directo al infinito, pero no será, jamás, suficiente.

    Ya volveré en otra relectura, compadre.

  5. Anónimo permalink
    octubre 13, 2010 10:15 am

    OOOOOOOhhh!!!!!! Bien acabo de leer este post y llegue a la conclusión que yo soy…yo soy?..que soy!!!! ya me hicieron bolas chin (sonrisas)…a SI…soy un IONICO DIARIO aunque ese ni viene en el post jejejeje pero definitivamente emano iones negativos o positivos a diario, ¿porque los seres humanos nos complicamos tanto la vida?….y en conclusión ante Dios solo soy un simple ser humano lo cual para mi es genial, por la simple oportunidad de serlo vivo agradecida =).
    eeeee no me vayan a bloquear hoy ando muy simple.

    anonimatoconnombredemujer.

    • Anónimo permalink
      noviembre 13, 2010 8:54 pm

      Antes que nada salu2 cordiales =)
      Estaba leyendo de Einstein y me acorde de este post…..

      Einstein distingue tres estilos que suelen entremezclarse en la práctica de la religión. El primero está motivado por el miedo y la mala comprensión de la causalidad y, por tanto, tiende a inventar seres sobrenaturales. El segundo es social y moral, motivado por el deseo de apoyo y amor. Ambos tienen un concepto antropomórfico de Dios. El tercero –que Einstein considera el más maduro–, está motivado por un profundo sentido de asombro y misterio.[22]

      =La más bella y profunda emoción que nos es dado sentir es la sensación de lo místico. Ella es la que genera toda verdadera ciencia. El hombre que desconoce esa emoción, que es incapaz de maravillarse y sentir el encanto y el asombro, está prácticamente muerto. Saber que aquello que para nosotros es impenetrable realmente existe, que se manifiesta como la más alta sabiduría y la más radiante belleza, sobre la cual nuestras embotadas facultades sólo pueden comprender en sus formas más primitivas. Ese conocimiento, esa sensación, es la verdadera religión=

Trackbacks

  1. Mis favoritos de Atanor « Atanor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: