Skip to content

Caballo azul de mi locura

marzo 19, 2010

Con Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca, conocí realmente lo que era la poesía que yo buscaba. La poesía libre, pura, abstracta, llena de frases dolorosas y felices, frases que no atienden un significado preciso y que no lo necesitan.

Que otros se encarguen de los signos ocultos, de las entrelíneas, yo me quedo con un puñado de palabras que juntas convocan a los ángeles y al abismo, todo en uno.

Allí, león, allí furia del cielo,
te dejaré pacer en mis mejillas;
allí, caballo azul de mi locura,
pulso de nebulosa y minutero.

Suelo terminar aquí mi memoria de este verso, sin importarme que la estrofa vaya más lejos.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: