Skip to content

El ejército perdido

abril 6, 2010

En la Anábasis, libro maravilloso donde los haya, el griego Jenofonte narra la aventura de varios miles de mercenarios griegos a las órdenes de Ciro, hermano del rey persa Artajerjes.

En una profecía autocumplida, el rey toma represalias contra Ciro por creer que existe una conspiración en su contra. Sólo la intervención de la madre impide que Artajerjes asesine a su hermano. Ciro, ofendido, decide derrocar al rey con la ayuda de un ejército fundamentalmente extranjero.

La expedición termina mal para todos. Muerto Ciro, y abandonados los mercenarios en la mitad de un inmenso país hostil tanto en su geografía, como en su clima y en su gente. Una fracción de este ejército, efectivamente se pierde a mitad de la aventura.

Alrededor de cien hoplitas (soldados de infantería pesada) mueren cerca de Tarso: “en el paso por las montañas a la llanura perecieron dos compañías del ejercito de Menon, unos decían que habían muerto a manos de los cilicios por haberse entregado al pillaje, otros que, rezagados y no pudiendo encontrar el grueso del ejercito ni dar con los caminos, habían perecido después de andar errantes.”

Algunas ediciones de la Anábasis se conocen como “The Lost Army”, y se pudiera aplicar mejor a estas dos compañías que perecieron quiza valientemente o quizá como bandidos, pero en cualquier caso, lejos de su patria y sin gloria.

Aun falta el poeta que narre las desventuras de estos extranjeros desafortunados.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: