Etiquetas

,


¿Cuáles son las razones para abandonar un libro antes de terminarlo? Si consideramos que la mayor parte de nuestras lecturas son seleccionadas libremente, eso significa que algo nos acercó al título o al autor: un libro previo, una reseña prometedora, una recomendación entusiasta, o simple curiosidad.

En el último caso, es natural que un libro que destellaba en la librería resulte más adelante un fiasco. Pero más complejas son las razones detrás de los demás supuestos: un autor decae en su estilo, o varía tanto que ya no es lo que esperábamos. Una recomendación (profesional o casual) puede venir de una persona con un gusto especial, que no coincide con nuestro paladar.

Y allí estamos: con un libro entre manos, apenas más allá del primer capítulo, con la desagradable sensación de continuar a disgusto, por la manía de terminar todos los libros (no hay libro tan malo que no contenga algo bueno, decía Plinio el Viejo); o con el libre ánimo de otorgarle piadosamente un lugar en nuestra biblioteca, esperando a un lector más sabio, más paciente. O quizá  nos espera a nosotros mismos en un futuro de mayor ocio y de menor exigencia.

Anuncios