Skip to content

Conversaciones Alquímicas I

abril 19, 2010

El día transcurre en calma en la oficina. De no ser por un par de tacones que denuncian un andar femenino estresado, la rutina se mantendría asquerosamente impenetrada. Un tipo observa la pantalla de su computadora, mientras distribuye palabras en un archivo de texto. De pronto, un brillo color naranja en la parte inferior de la pantalla desvía su mirada. Posiciona el cursor sobre el cuadro de diálogo para leer el mensaje entrante:

Nihilista: ¡Hola, amigo!

Errante: ¡Amigo, qué gusto leerte!

Nihilista: hace rato leí la respuesta de una amiga tuya al texto sobre dios que publiqué y lo acabo de contestar.

Errante: Espera, quiero revisarlo…

Nihilista: Sí, claro.

(Transcurren dos minutos. La red se nota algo tensa, angustiada. Finalmente, el parpadeo anaranjado aparece de regreso).

Errante: Acabo de leer ambos comentarios. Tengo bastantes objeciones a lo que comenta. Vi que no quisiste extenderte en tu respuesta, pero a mí sí me inspira responderle más cosas.

Nihilista: (risas) Pues mucha suerte.

Errante: (risas) Seré breve, porque no soy un docto en cuestiones bíblicas, pero espero generar un poco más de discusión.

Nihilista: No hace falta ser experto, la biblia no aguanta el menor rigor histórico; digo, no más que un cuento de los hermanos Grimm o una novela histórica.

Errante: Por ahí quiero dirigir mi respuesta, pero también por el lado de que la postura reduccionista de mi amiga demuestra tu punto: el dogmático religioso cree que su dios lo abarca todo… tú te referías en abstracto a la categoría religiosa, pero no dijiste que se trataba de alguna religión en particular y ella asumió que la única religión existente es la cristiano-católica.

Nihilista: Correcto, aunque me gusta esa idea tan rara de los creyentes de que su libro lo explica todo. Basta con decirles algo provocador como “dios y la biblia no tienen nada que ver con (digamos) el fracaso de la selección mexicana” y entonces te sueltan algo que es generalmente muy interesante; digo, desde la perspectiva clínica.

Ambos: (risas)

Nihilista: Lo interesante de esto es que el tema de fondo no es dios, sino la postura epistemológica: dios es un objeto de conocimiento

Errante: Totalmente de acuerdo. En muchos sentidos, como señalan algunos epistemólogos, podríamos decir que dios es EL OBJETO de conocimiento. Al menos los orígenes de la búsqueda de la verdad en los que dice basarse la ciencia tienen orígenes epistemológicos en la idea de encontrar o acercarse a dios.

Nihilista: Claro, el absoluto, la eternidad, todos los temas totalizadores de una forma u otra remiten a dios, pero igual sucede con el poder y otros temas que ponen al hombre y su libertad en estudio.

Errante: ¡Totalmente de acuerdo! En el fondo es una cuestión que va más allá de dios: creo que tiene que ver con lo que, según he leído, los filósofos llaman la poiesis, o sea, la relación del hombre con la naturaleza, con todo lo que le es externo. Y una de las vías epistemológicas para enfrentar esa relación poiética del hombre (esa relación tuística o de la otredad, dicen algunos) es a través de dios.

Nihilista: ¡Suena como enfermedad del siglo XIX!

Ambos: (risas interminables por varios minutos, luego de los cuales la conversación vuelve a su ritmo habitual).

Nihilista: ¿No notas que en la idea de dios, hay cierta sensación de soledad y temor, ese afán por encontrar sentido?

Errante: ¡Totalmente! Me parece que encontrar sentido está referido siempre hacia afuera y dios es un mecanismo poderoso porque ofrece innumerables respuestas.

Nihilista: ¿No deberíamos asumir esa responsabilidad? ¿Aceptar que estamos solos? digo, no es una filosofía fácil, pero creo que el mundo necesita más nihilistas…al menos algunos para echar montón. Lo malo es que se confunde el nihilismo con la apatía y yo creo que se puede ser nihilista y aún así llevar una vida de entrega.

Errante: Creo que esta dimensión de percepción física que llamamos vida sería más agradable si aceptáramos el hecho de la soledad de buena gana y efectivamente, se le piensa al nihilismo como una postura relativista, “tibia de corazón”.

Nihilista: Es como lo que comenta tu amiga en mi texto, de que “a los tibios dios no se qué les hace”… ¡Pero si eso somos! Somos grises y eso es poético.

Errante: ¡Claro! El gris es un color poderosísimo.

Nihilista: Representa la fuerza de la ambigüedad.

Errante: Por ese lado me encanta ser de la generación posmoderna… nuestros padres convivieron entre el rojo y el azul y no tenían para donde hacerse. Nosotros tenemos toda la escala de grises para movernos, con el añadido de que entre cada tonalidad de gris y la siguiente hay un número infinito de semejanzas y diferencias ¿No es maravilloso entonces que seamos grises?

Nihilista: ¡Claro! Pero la gente quiere blanco y negro, quiere, como siempre, certezas.

Errante: ¡Ese es el punto! Les asustan los tibios de corazón porque ellos son los más inciertos.

Nihilista: Así es.

Errante: Amigo, tengo que irme, pero espero esta tarde sigamos conversando, con un café de por medio.

Nihilista: Por supuesto que sí, amigo, nada me dará más gusto.

El naranja de la pantalla ha quedado exiliado de ambos lados. Un off como apellido les invade ahora. Nihilista y Errante, cada cual tras su pantalla piensan, mastican las ideas que acaban de ser dichas. Esperan las palabras venideras….

7 comentarios leave one →
  1. abril 19, 2010 4:35 pm

    Mi memoria está lejos de ser prodigiosa, así que releo esta conversación con el sabor de la novedad absoluta. Me agrada y me sorprende al mismo tiempo. Es como leer en un viejo diario la noticia que también hoy nos impactó.

    Por otro lado, veo con gusto que el tema de la teología vulgar ha dejado en mí un dejo de inquietud, y ganas de volver a escribir sobre el tema.

    Gracias por el post, compadre. Un saludo.

  2. abril 20, 2010 5:56 pm

    Desde épocas ancestrales, que para ser más precisos nos remitirían a la preparatoria en aquel glorioso Ateneo Fuente, solíamos tener este tipo de conversaciones, sólo que en aquellos tiempos yo era el escéptico y tú el místico… y ahora nos hemos vuelto un poco de ambas cosas… espero con ansias tus escritos sobre el tema!!

    • abril 21, 2010 11:27 am

      ¿Yo era el místico? Dios bendito, ¿en qué me he convertido? ¿Tú eras el escéptico? ¿Qué visiones gloriosas te han conducido a la verdad?🙂

      Diría Neruda: nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

      Un saludo, compadre.

  3. abril 26, 2010 1:04 pm

    Nosotros, los de entonces, leíamos a Neruda, por cierto (nos gustaba un tal poema 15 y una cierta canción entonada con desesperación). El otrora místico decía que la ciencia algún día llegaría a donde la religión siempre ha estado… el racional cuasi-marxista que era yo en esos tiempos te veía con recelo y aun creía en las verdades objetivas, únicas y comprobables (creo que después de todo, yo también era místico).

    • abril 26, 2010 1:16 pm

      Y después continuamos por la senda de la Economía y del Derecho. Y por sendas menos clasificables poco después. De Neruda recuerdo muy poco, aunque sus 20 poemas eran un manifiesto adolescente, es verdad. Reiteradamente me viene a la memoria esta línea de Las furias y las penas:

      Entonces es que estoy verdaderamente, verdaderamente lejos
      y un río de agua ardiendo pasa en lo oscuro?

  4. Anónimo permalink
    octubre 13, 2010 1:17 am

    me parece interesantes sus puntos de vista, realmente en la biblia todo se resume en carácter, y en jesucristo todo se resume en amor… creo que lo importante es edificar nuestras vidas como seres humanos, y bueno realmente todos somos tibios en algún aspecto de nuestras vidas, no existe nadie ni totalmente bueno para empezar, predominamos en lo que decidimos edificar nuestras vidas, así que pues para empezar ya estamos todos vomitados jejeje pero no olvidemos que la cristiandad también habla del perdón y de que Jesucristo cargo con el pecado de la humanidad y no para solapar!!! más bien habla de segundas oportunidades …el que este libre de pecado que tire la primera piedra!!! todos hemos cometido errores….todos…sin excepción…sin embargo como humanos tenemos la opción de moldear y edificar nuestro carácter y nuestras vidas lo cual es una responsabilidad propia y tenemos el libre albedrio de elegir, sin embargo nada nos exime de cargar con el peso de nuestras propias acciones, la redención últimamente está muy distorsionada, y lamentablemente mucha gente hoy en día (no toda) no lee y solo va a la iglesia y se sienta a escuchar lo que le dicen, son las personas que con más frecuencia son manipuladas y menos se preocupan por edificar su carácter y su persona, son las personas que con más frecuencia sin un toque de humildad y humanidad ponen el dedo en la llaga de los errores ajenos como si olvidaran que ellos son también imperfectos, por su falta de discernimiento y conocimiento, en la misma biblia está escrito… •”mi pueblo se pierde por falta de conocimiento”…. la biblia habla de la redención como el arrepentimiento verdadero, no para vivir sufriendo sino para tener un crecimiento personal, arrepentimiento en el cual hay una introspección, un discernimiento de lo bueno y lo malo, en pocas palabras de trabajar en la conciencia, habla de restituir el daño que se ha hecho pero lamentablemente hay daños que no pueden ser restituidos por el ser humano, aunque esto no sería necesario si antes de hacerlo trabajáramos en nuestro carácter como recomienda la misma biblia y en nuestro dominio propio el cual requiere mucho trabajo y edificación constante…dominio propio en muchísimos aspectos como en el simple hecho de controlar nuestra lengua para no herir con palabras…(aún carezco de el jejeje pero intento trabajar en ello es lo importante no=). también dice que toda persona se someta a sus autoridades y no creo que hable de control en ese aspecto, sino de justicia es decir si alguien hizo algo malo tiene que pagar por sus acciones, la redención no te exime de cargar con el peso de ellas. este comentario no es con el fin de convencer ni de nada el que quiera creer que crea el que no sus razones tendrá, solo quería compartir un poco con ustedes…saludos…Atentamente anonimatoconnombredemujer

  5. Anónimo permalink
    octubre 13, 2010 1:32 am

    otra cosa no sean peleoneros jajaja no se pelen con la pobre mujer….de eso no se trata la vida =)……se trata de vivir más con acciones que con palabras….si ustedes creen tener la razón pues hablan más los hechos que las palabras…empezemos por un amor y paz…jajajaja respetando las ideologias y los credos ajenos.. es mejor actuar que hablar ..un ser humano no se mide por su ideologia, color de piel, credo, sexo….se mide por sus acciones y calidad humana….una vez mi mamá me dijo que el hombre se mide de la cabeza al cielo….empiezo a creer que es verdad..con la cabeza pensamos… y gracias a lo que pensamos y dicernimos, o no pensamos ni dicernimos pueeess actuamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: