Skip to content

No soy un hombre que se queja

abril 26, 2010

No soy un hombre que se queja, pero es imposible afirmarlo sin formular un lamento.

Camino bajo la lluvia, y el agua que se enlaza a mis suelas, trepa por el pantalón y desciende por la camisa es una bendición inaudita.

La gente mira por la ventanilla, mirando al hombre que en agua se deshace, que escurre, que se transparenta, con ese viento organizado por espíritus más allá del bien y del mal.

Escribo en una vieja máquina, rapto de museo, imaginación de coleccionista. La pantalla es un secreto y una mota de polvo. Azul y negro, amarillo y marrón. Es increíble que los colores no existan.

El mundo, en derredor, es una música difusa. El mundo es una línea de agua que se trenza en el tiempo. Nosotros, de pie en el camino, nos acercamos a la noche más bella.

2 comentarios leave one →
  1. abril 29, 2010 12:10 pm

    “La gente mira por la ventanilla, mirando al hombre que en agua se deshace, que escurre, que se transparenta”… ¡¡qué pedazo de imágen, compadre!!! me gusta este viñeteo tuyo, porque invita a imaginar, a completar con múltiples opciones las ramas de este texto que recién emergen… excelente en verdad!!!

  2. abril 29, 2010 1:21 pm

    Un comentario muy gentil, amigo mío. Espero que las viñetas nos sirvan para continuar imaginando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: