Etiquetas

, ,


Teólogo: Escucha las principales. Si Dios se deleita con la felicidad de todos, ¿por qué no ha hecho felices a todos? Si ama a todos, ¿cómo condena a tantos? Si es justo, ¿cómo se muestra tan poco equitativo que de una materia completamente igual con el mismo barro hace algunos vasos para el honor y otros para la ignominia?y ¿cómo puede decirse que no favorece el pecado si lo ha admitido o tolerado a sabiendas (puesto que podía eliminarlo del mundo)? Más aún, ¿cómo puede decirse que no es su autor si ha creado todo de modo tal que de allí se siguiese el pecado? y ¿qué ocurre con el libre arbitrio una vez afirmada la necesidad de pecar y qué con la justicia del castigo una vez eliminado el libre arbitrio? ¿Qué con los premios si sólo han sido distinguidos unos de otros mediante la gracia? Finalmente, si Dios es la última razón de las cosas, ¿qué le imputaremos a los hombres y qué a los demonios?

Filósofo: Me abrumas a la vez con el número y el peso de las dificultades.”

Leibniz, en La profesión de fe del filósofo (1673)

Nota: el autor responde a todas las interrogantes a lo largo de su obra, explicándonos cómo es posible que todas las cuestiones planteadas no sean incongruentes con la naturaleza divina.

Anuncios