Skip to content

12 de julio de 2010

julio 12, 2010

Al final, mientras los  jugadores lloraban y el público gritaba en el estadio, en la calle, en la intimidad de su hogar, descubrí que aún teníamos el otro mundo, un lugar en que los libros de Herman Melville descansan plácidamente, con total paciencia, en nuestra mesita de noche.

Es hora de leer y escribir.

One Comment leave one →
  1. julio 19, 2010 4:03 pm

    Menos mal que a los libros no les gusta el fútbol. De haber sido así Melville se habría quedado solo en casa, llorando también en la mesita de noche.

    Tienes razón, ya va siendo hora de leer y escribir.

    Que así sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: