Etiquetas


Al final, mientras los  jugadores lloraban y el público gritaba en el estadio, en la calle, en la intimidad de su hogar, descubrí que aún teníamos el otro mundo, un lugar en que los libros de Herman Melville descansan plácidamente, con total paciencia, en nuestra mesita de noche.

Es hora de leer y escribir.

Anuncios