Etiquetas

,


Se supone que debí ponerlo en La Lista, y esperar.

Pero comencé a hojearlo, y me decidí a leer un par de páginas. Sólo para ver el tono general de la narración. Además era tarde y trabajaba temprano al día siguiente.

La obra avanza con la cadencia característica de Saramago, con su lúcida inteligencia, con su magnífico humor.

A la una treinta de la mañana, poco menos, cerré el volumen. Era la página 98.

Anuncios