– ¿Crees que te escuchan?

– ¿Quiénes?

-Los otros. Los hombres detrás de la valla. Están muy lejos y tu sigues hablando como si les contaras un cuento.

– No he pensado en eso. No les contaba un cuento. No esta vez.

-No hablo de los cuentos. Hablo de los hombres. Están muy lejos, ¿no te parece?

-Sin duda. Ahora mismo parece que cantan, pero no puedo escuchar la melodía.

-No cantan. Yo digo que están discutiendo. Debe ser el vodka.

-El vodka es imposible. Aquí no hay.

-Los hombres consiguen cualquier cosa. Sobre todo lo prohibido. Sin duda están discutiendo.

-Me parece que cantan.

Anuncios