Skip to content

¡Canta, oh Diosa!

abril 28, 2011

Libros que envejecen antes de salir del aparador, libros que no se consumen a pesar de ser parte en tantas hogueras.

Durante demasiados años dejé a un costado la obra de Homero. Ilíada. Odisea. Pero entonces, un día me acerqué a Jenofonte. El griego escribió Anábasis, la historia de un terrible regreso, de una armada en medio de un inmenso territorio hostil. Me asombró la actualidad, la frescura, la diversión. Me pareció una hábil lectura urdida por un docto hombre de letras contemporáneo. La verdad, es que era una grandiosa historia de un hombre que nos precedió 24 siglos. Fue entonces que decidí volver a los llamados clásicos. En el momento oportuno, en una Feria de Letras, tomé los dos volúmenes de Homero, y algunos días atrás cerré la última página del primer libro. Pronto haré una modesta reseña de la Ilíada, una verdadera obra épica.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: